Comienzo del Eurotrip I

IMG_6716Nuestro primer Eurotrip en el 2013 dada nuestra estancia temporal por estudios, comenzó desde Barcelona a Bélgica directo en un económico vuelo de Vueling Airlines bastante temprano en la madrugada. Llegamos al aeropuerto de Charleroi desde donde tuvimos que tomar un tren hasta Bruselas, ciudad en donde debíamos llamar a Alain, un couchsurfer bastante experimentado que había recibido más de 400 surfers, para que nos diera las instrucciones para llegar a su casa; nos dijo que debíamos tomar el tren hasta el pueblo Linkebeek a más o menos 20 minutos del centro de Bruselas, pero que él no llegaría hasta más allá de las 5pm.

Una vez decidida la hora en que nos encontraríamos tomamos el tren hasta el centro de Bruselas donde, con maletas en los hombros, salimos a caminar por la ciudad. Recorrimos un buen tramo hasta el centro de la ciudad pero en menos de nada llegó la hora de almorzar y paramos en un chino. Una vez recuperadas las fuerzas salimos de nuevo a caminar hasta llegar a la plaza, de ahí nos dirigimos a un parque cercano en donde está la famosa estatua del niño orinando y tuvimos que parar a descansar porque el frío de un invierno que se alargaba hasta abril y el peso de las maletas nos estaba acabando. Después de ver gente pasar retomamos el ritmo y caminamos hasta los principales edificios gubernamentales, de allí regresamos hacia la estación en donde nos encontramos un café bastante agradable donde pudimos pedir un café y un té para calentarnos. A las 4 en punto fuimos a la estación que descubrimos era un desastre completo y preciso el tren que teníamos que coger era uno de los más solicitados. Después de casi media hora de espera llegó un tren diminuto con menos de dos vagones en donde claramente no pudimos entrar…, tuvimos que esperar media hora más y hacer que nuestro anfitrión nos esperara más de lo pactado.mapa eurotrip 1

Finalmente llegamos. Alain, A quien se le notaban sus pasados 60 años, nos recogió en su Seat y nos llevó a un pequeño bar donde él y sus amigos jugaban pool. Nos ofreció un par de cervezas de las que él considera son las mejores de Bélgica, es decir de las mejores del mundo, y nos contó historias bastante graciosas sobre su país, sus amigos y su pueblo. Después me invitó a jugar billar contra dos de sus amigos y no tuve otra opción más que acceder para defraudarle rotundamente…, creo que incluso le hice enfadar. Perdimos contra dos belgas que se burlaron bastante de Alain, especialmente uno flaco y alto con pinta de cowboy cuya esposa, una mujer pequeña, maestra de escuela, no paró de atacar a Alain porque lo consideraba un niño en el cuerpo de un viejo que lo único que quería era traer extranjeros para mostrar que hablaba inglés perfecto. Él, aparentemente por la visita, prefirió no entrar en mayores discusiones.

IMG_6695IMG_6701Entrada ya la noche salimos hacia la casa de él donde nos cocinó un delicioso salmón con puré de papa que tuvimos que comprar nosotros previamente. Mientras cocinaba tratamos de tener una conversación sobre nuestras vidas pero además de perder el juego, tuve la audacia de confundir su profesión científica de investigación celular por la de telefonía celular y creo haberle puesto algo de tensión al momento…, eso me pasa por no leer bien los perfiles de couch surfing. La noche continuó calmada, terminamos de comer y mientras él veía el partido de fútbol de Bélgica contra Croacia, nosotros lavamos sus platos y tratamos de limpiar lo que más pudimos su cocina.

Tras el juego nos mostró nuestro cuarto, un altillo bastante cómodo y espacioso. Al siguiente día amaneció nevando, si nevando en pleno abril, Alain trató de mostrarnos qué podíamos hacer en Bruselas, pero realmente nada parecía satisfacernos lo suficiente, el frío y la falta de planes a parte de museos costosos nos daba cada vez más ganas de salir directo para Amsterdam. El problema es que la noche anterior leímos el perfil de Alain y preciso decía que no quería personas de paso en su casa, que la mínima estadía tenía que ser de dos noches, tiempo que él consideraba apropiado para entablar una relación con sus huéspedes. Tuvimos que defraudarle otra vez, Bélgica no era el lugar donde queríamos estar.

las segundas1Llegar a la estación central de Bruselas fue un largo proceso pero lo logramos. Buscamos un tren a Amsterdam y salimos lo más pronto que pudimos para allá. Hacíamos cambio en Amberes, pueblo que pudimos visitar por unas horas mientras nos caía una extraña nevada en el único pueblo chino que conozco que se esconde entre edificios napoleónicos.

Seguimos nuestro recorrido y al medio día ya estábamos bajando del tren a nuestro destino, donde un hombre con la mayor seguridad del planeta nos preguntó en holandés qué tren debía coger a nose qué ciudad…, a pesar de nuestra cara de turistas perdidos, parece que nos las arreglábamos para parecer unos viajeros expertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s