Comienzo del Eurotrip II

este3 La segunda versión del Eurotrip 2013 se hizo por el Este comenzando en Italia y subiendo hasta Alemania, esta vez con la compañía de mi hermana quien vino de visita (como ya se asumirá por el paseo anterior).

Gracias a la información de un amigo alemán descubrí que los vuelos desde el aeropuerto de Girona son muchísimo más baratos que desde El Prat de Barcelona incluso sumándoles los 25 euros de tiquete de bus ida y regreso desde Barcelona Nord. Compramos tiquetes para llegar a Venecia donde nos encontraríamos con mi hermana para empezar nuestro paseo.

este1Llegamos antes del medio día y habíamos quedado de encontrarnos con mi hermana y una de sus amigas italianas en el puente rojo frente a Piazzalle Roma a eso de las 5pm. Tuvimos tiempo suficiente para caminar por Venecia desde Campo San Geremia, lugar donde estaba ubicado el hotel, hasta Pizza San Marco pasando por Ponte di Rialto, parando a comer helado en la heladería Grom frente a Ca d’Oro y regresando por Campo Santa Margherita. Nos encontramos con ellas bastante fácil y la amiga de mi hermana nos llevó a almorzar de nuevo a Santa Margherita donde están las pizzerias más baratas y con porciones más grandes de todo Venecia. Luego nos llevó a caminar básicamente por los mismos lugares que ya habíamos visitado excepto por el puente de los suspiros. Al final del día nos llevó a tomar Spritz antes de que ellas dos salieran para Vicenza, pueblo en el que nos encontraríamos al otro día. Nosotros por nuestro lado regresamos al hotel, descansamos un rato y salimos a comer frente a uno de los canales en Fondamenta Rizzi para terminar bien nuestro día.

este47El siguiente día lo usamos para recorrer algunas de las exposiciones de la Biennale di Venecia aprovechando que encontramos detrás de Piazza San Marco un mapa con los lugares del certamen. Empezamos por “This is not a Czech pavilion” la galería de Taiwán donde se exhibía el trabajo de un artista que pidió a los habitantes de un pueblo cerca a Brno, llamado Zastavka, crear un centro cultural que no tenían gracias a un correo que le envió un niño de 14 años del lugar. Luego caminamos hasta el de Portugal, un barco-pabellón donde la artista Joana Vasconcelos expone una especie de mar tejido a mano por dentro de la embarcación y crea una galería con objetos que recuerdan los intercambios de mercancía entre Venecia y Porto. El barco daba una vuelta gratuita pero antes de hacerla tuvimos tiempo de visitar la exposición “Museum of Everything” que para la bienal tenían expuestos dibujos de Carlo Zinelli un artista italiano obligado a pelear en España en el ejército franquista y luego internado en un manicomio por problemas de ezquisofrenia aparentemente secuela de la guerra y de su anterior trabajo como carnicero de un matadero. En la tarde llegamos a un restaurante bastante alejado de los turistas donde pudimos disfrutar de una excelente comida italiana y de regreso al hotel visitamos los pabellones de Maldivas donde tocaban el tema del hundimiento de la isla que está ocurriendo por el descongelamiento de los polos y el de Catalunya donde se le pidió a un grupo de afectados por la crisis económica que escogieran un objeto del MACBA (Museu d’Art Contemporani de Barcelona) y que entregaran uno que atesoraran. Cansados de caminar regresamos a recoger nuestras maletas para tomar el tren a Vicenza.

En el pequeño pueblo de Vicenza nos perdimos buscando el hostal a pesar de ser el único y pasar 3 veces por la Piazza Matteotti donde está ubicado. Antes de subir a la habitación conocimos a un Alemán-Uruguayo muy amable al que invitamos a ir a comer con nosotros, mi hermana, su amiga y sus amigos. Esa noche la pasamos entre los habitantes de Vicenza de bar en bar. Al siguiente día salimos a caminar por el pueblo para conocer la plaza central y uno de sus parques y en la tarde nos reencontramos con mi hermana y sus amigos quienes nos invitaron a almorzar y nos llevaron a Verona, un pueblo un poco más grande que Vicenza cuyas atracciones son básicamente el coliseo y la casa de Julieta que es una falsa réplica de la obra de Shakespeare. Dado que no quisimos pagar los 5 euros para entrar a la casa fuímos hasta el río y luego de regreso pasamos por la tumba de Julieta, otra falsa réplica más.

Terminada la parte italiana del paseo nos alistamos para ir hasta Budapest donde comenzaríamos la segunda parte del viaje. este46

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s