Budapest la ciudad de las fuentes

este 25 A Budapest fue muy fácil llegar en avión desde el aeropuerto de Treviso. Llegar al centro tampoco fue difícil, eso sí es importante aclarar que en el aeropuerto sólo se puede cambiar la cantidad necesaria de dinero para llegar al hotel porque son unos ladrones: 230 florines son 1 euro y en el aeropuerto lo cambian a 280, así que ¡cuidado!

este 23El hotel que reservamos quedaba a unas cuantas calles del centro pero no estaba nada mal ubicado cerca al Museo de Artes Aplicadas, un edificio muy bonito que fue el primer abrebocas para la arquitectura de esta ciudad. Al lado del museo hay un parque que fue el primer abrebocas para la cantidad de fuentes interesantes de la ciudad. El hotel, eso si, nada recomendable. No obstante apenas llegamos salimos en busca de una comida húngara y llegamos a un sitio donde nos sirvieron goulash y otros platos impronunciables que estaban deliciosos. Lo complementamos con un vino húngaro que ese si no es recomendable y con un aperitivo de pera que se dejaba tomar con mucho agrado. Después caminamos nos dirigimos hacia el centro pero antes nos encontramos con una calle peatonal muy interesante llena de restaurantes con terraza y que terminaba en el Mercado Principal, un edificio gigante al que no pudimos entrar porque estaba cerrado pero que aparentemente tiene muchas tiendas interesantes que visitar. El edificio queda frente al Danubio que de inmediato llama la atención. Decidimos caminar por todo el borde del río hasta llegar a lo que en el mapa se marcaba como el centro y siguiendo los puentes gigantescos que cruzan el río mientras a lo lejos veíamos el castillo de los reyes húngaros. Entre los barcos anclados al borde del río vimos varios cruceros que definitivamente toca visitar hasta que llegamos a los pequeños botes turísticos. Según un volante que recogimos en el hotel uno de ellos ofrecía el tour con un complemento de 3 cervezas o 2 cócteles, así que nuestra misión fue encontrar el bote. No descansamos hasta que lo encontramos y cuando lo hicimos reservamos inmediatamente para el día siguiente. Después de eso caminamos hasta el puente de cadenas y descansamos ahí mientras acababa el atardecer.

este16Entrando la noche decidimos caminar de regreso al hotel, pero esta ciudad es tan linda que en el camino nos encontramos varias distracciones. Primero un hombre tocando música con unas copas de cristal, después llegamos a la plaza central donde había música en vivo, puestos de comida típica y una aparente fiesta. Luego subiendo hacia la calle que nos llevaba al hotel encontramos un parque con una rueda de chicago en donde nos encontramos un lugar con asoleadoras alrededor de una fuente y puestos de cerveza donde claramente nos tocó parar un buen rato. Después de este recorrido logramos llegar al hotel.

este11Al siguiente día queríamos seguir un “Free walking tour” que la verdad nos dejó mucho que desear porque la guía daba muchas indicaciones muy desviadas de los lugares a los que nos llevaba así que decidimos seguir nuestro camino. Cruzamos el río hacia el Buda castle que queda en la punta de una montaña al borde del Danubio. Subir la montaña no es nada difícil pero existe un funicular para los perezosos. El castillo es gigantesco y hoy en día es un museo de arte. Al lado está la casa de gobierno y atrás de esta la catedral Mathias que tiene un techo que parece tejido a mano. El lugar es de visita obligatoria. Después de esto volvimos a bajar al centro para almorzar y esperar el comienzo de nuestro tour en bote. El tour es muy bueno, especialmente porque después de la primera cerveza uno deja de ponerle atención al guía; el recorrido dura 1 hora y media así que en ese tiempo tuvimos que tomarnos los 6 litros de cerveza y los dos coteles, es decir que al bajarnos íbamos bastante tomados. este13

Cuando salimos nos fuímos caminando hasta el parlamento que fue el lugar más bonito que vimos desde el barco y que nos quedaba de camino hacia la isla Margarita que queda dentro del río. La isla es un parque gigantesco que los húngaros usan para hacer deporte y nosotros para tomar fotos a la última fuente del paseo.

Terminada esta visita al día siguiente tomamos un autobus que nos llevó hasta Vienna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s